Los interinos andaluces piden paralizar las oposiciones de Secundaria por motivos de salud pública

La Asociación de Interinos Docentes de Andalucía (AIDA) presentó, recientemente, sendos escritos al consejero de Educación, Javier Imbroda, y al de Salud, Jesús Aguirre, en el que les motivaban las razones por las que este colectivo entiende que han de suspenderse y paralizarse las oposiciones para secundaria, que habrán de celebrarse a partir del mes de junio. Las mismas razones han sido puestas en conocimiento de la Dirección territorial de Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

AIDA ha esgrimido una serie de motivos relacionados, casi en su integridad, con la situación sanitaria de pandemia que estamos atravesando, independientemente de otras razones relacionadas con la fijeza y el fin del abuso de la temporalidad en las contrataciones. Así, indican que el número de contagios cada vez va más en aumento, el mismo presidente de la Junta de Andalucía lo ha reconocido, señalando que nos esperan un par de meses muy duros. Y es que, los datos actuales, avalan este posicionamiento de los interinos andaluces.

También aluden en su escrito a la situación de estrés y carga laboral a la que están sometidos los profesores y profesoras, debido en parte a la semipresencialidad, con unas condiciones insostenibles conforme avanza este curso escolar, que impiden una preparación adecuada de las oposiciones.

Por otra parte, se ha hecho referencia al proceso de vacunación, que no es ni el deseado ni el esperado, y que podría llevar a serias complicaciones justo en el momento de desarrollarse las pruebas, tanto para el personal participante, como para los tribunales, como para el personal no docente que interviene igualmente.

Como ha señalado el coordinador de AIDA: “no sería de recibo, ni de justicia, improvisar una posible suspensión de las mismas días antes de su celebración, motivado por los acontecimientos sanitarios que venimos describiendo.”. Incluso, plantean que se obliga a asistir a la presentación el sábado anterior y a la primera prueba, con lo que, presumiblemente, irían a las mismas, opositores que tendrían que estar en cuarentana o que estén contagiados.

Es por lo que este colectivo está insistiendo para que, de momento, no se celebren las oposiciones, pues por encima de todo debe primar el derecho a la salud, y no ponerse en riesgo la vida de las personas por la celebración de un proceso que podría aplazarse cuando existan garantías para ello.

Desde un punto de vista organizativo también se han aportado argumentos, puesto que el calendario lectivo llega hasta el próximo 30 de junio, finalizando con la cumplimentación de todas las tareas administrativas y burocráticas propias. El presidente de AIDA ha mencionado que “si tenemos en cuenta el elevado número de solicitudes para participar en los procesos selectivos, más de cincuenta mil, las medidas establecidas por la Consejería de Salud y Familias para la composición de los tribunales, así como la fecha en las que se celebrarán las pruebas de Evaluación para el Acceso a la Universidad (PEVAU), justo días antes del 20 de junio, el desastre organizativo de los centros de secundaria y bachillerato puede ser mayúsculo.”.

A los anteriores motivos, podrían añadirse otros como la no finalización aún de la tramitación de la Iniciativa Legislativa Popular para regular la situación de los interinos en fraude de ley en la administración autonómica de Andalucía. En este mismo sentido, el Ministerio de Función Pública se está manifestando en los últimos días, poniendo en marcha mecanismos para la resolución de esta problemática, y que podría afectar directamente a este proceso selectivo 2021. Una situación que la Unión Europea está exigiendo a España que se reconozca, después de, entre otras, la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo. En este último sentido, AIDA presentó, y fue admitida a trámite el pasado 22 de febrero, al TSJA una petición de medidas cautelares para la paralización de las oposiciones junto con su impugnación.

Por ello, reclaman a la Junta de Andalucía un ejercicio de responsabilidad por cuestiones de salud pública, esperando que atiendan sus peticiones.

Pabilo Editorial