Frío y covid, muy malos compañeros de clase

Un docente dando clases en el patio durante este curso marcado por el covid.

La necesidad de ventilación en las aulas para tratar de aislar lo más posible al maldito covid es, quizá, la principal medida que se está tomando en los centros docentes para hacer de las clases algo medianamente seguro. El problema es cuando esa ventilación provoca que el frío intenso de estos días congele el ambiente y, una vez más, dé la razón al famoso Murphy y esa ley de que lo que va mal es fácilmente empeorable. “De Guatemala a Guatepeor” ante la obligada convivencia del frío y el covid, dos muy malos compañeros de clase.

Son muchos los docentes que estos días de vuelta al cole tras la vacaciones navideñas están mostrando sus quejas antes la condiciones en las que tienen que llevar a cabo su trabajo, pero una de las más significativas la hemos encontrado en el perfil de Facebook de Tito Moral, maestro de 5º Primaria del CEIP Miguel de Cervantes de la localidad onubense de Lucena del Puerto.

Con una temperatura cercana a los 0 grados y sin sistemas de calefacción eficientes para la convivencia frío-covid, Moral ha decidido dar las clases en el patio y aprovechar el abrigo de los rayos de sol a la vez que ha hecho pública una vehemente reivindicación: “Estas son las condiciones, se hace necesario salir de aulas congeladas en cuanto atisbamos un rayo de sol. Pedagógicamente es un desastre, humanamente es un despropósito. Lo más valioso que tenemos en nuestra sociedad, el futuro se encuentra ahora en estas condiciones indignas y vejatorias. Están aprendiendo algo tan importante como funesto y es que NO ESTÁN SIENDO CUIDADOS… y eso se lo van a devolver a la sociedad tarde o temprano”. Este maestro concluye su crítica ante la situación con una sintética mención al consejero de Educación de la Junta de Andalucía: “#Imbrodadimisión”.

Reivindicaciones sindicales

Situaciones como las descritas por Tito Moral están también siendo objeto de reivindicaciones de algunos sindicatos, que reclaman a las administraciones unas mejores medidas para que el trabajo docente no se convierta en una tortura climatológica para maestros y alumnos.

Así, desde el sector de Educación del sindicato CSIF se ha insistido nuevamente en la importancia de que los centros escolares cuenten con filtros HEPA (High Efficiency Particulate Air) o con dispositivos de purificación de aire portátiles para minimizar la probabilidad de contagios del Coronavirus por aerosoles. En plena ola de frío y con las bajas temperaturas que se están registrando, la central sindical ha recordado la necesidad de contar con medidas preventivas adicionales a la ventilación natural y a la utilización de mascarillas en las aulas.

Por su parte, el sindicato FSIE Andalucía solicita “con urgencia” que se articule la dotación de sistemas de filtración y purificación del aire mediante filtros HEPA a todos los centros educativos andaluces, independientemente de su titularidad, con el fin “de que eviten someter a los alumnos y personal docente y no docente a las condiciones térmicas extremas que están provocando la constante ventilación de las aulas y espacios comunes de los centros”.

Pabilo Editorial