Andalucía abre bolsas de trabajo para 67 especialidades docentes

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) publicó este miércoles 11 de noviembre la convocatoria, por parte de la Consejería de Educación y Deporte, de bolsas de trabajo extraordinarias

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) publicó este miércoles 11 de noviembre la convocatoria, por parte de la Consejería de Educación y Deporte, de bolsas de trabajo extraordinarias para un total de 67 especialidades docentes de los Cuerpos de Profesores de Enseñanza Secundaria, Profesores Técnicos de Formación Profesional, Profesores de Escuelas Oficiales de Idiomas, Profesores de Música y Artes Escénicas, Profesores de Artes Plásticas y Diseño y de Maestros de Taller de Artes Plásticas y Diseño, así como a determinadas bolsas con perfil bilingüe.

Según el documento, consultado por El Recreo Diario, el motivo de esta convocatoria es la previsión de que las diferentes especialidades “no cuentan con personal suficiente para la atención del servicio educativo”. El documento también señala que “el personal participante en esta convocatoria deberá ser, en el momento de la publicación de esta convocatoria, integrante de alguna de las bolsas de cualquiera de los cuerpos docentes dependientes de la Consejería de Educación y Deporte de la Comunidad Autónoma de Andalucía. Asimismo, deberá reunir los requisitos específicos de la especialidad a la que pretende acceder, que deberán poseerse a la fecha en que finalice el plazo de presentación de solicitudes de esta convocatoria”.

Quienes deseen participar en esta convocatoria deberán cumplimentar el correspondiente formulario que facilitará esta Administración educativa a través del portal web de la Consejería de Educación y Deporte. El plazo de presentación de solicitudes será de cinco días hábiles, contados a partir del siguiente al de la publicación de esta resolución en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía.

Aquí puedes consultar el documento completo con las bases de la convocatoria.

Pabilo Editorial