Para‌ ‌contar‌ ‌las‌ ‌cosas‌ ‌

Imagina que explota Balsa Botín; imagina que Bob Esponja hace las maletas con Patricio porque su mar se ha llenado de basura y la vida ahí abajo, incluso para un dibujo animado, se hace imposible; imagina que los malos (ponle el nombre que quieras, lo dejo a tu elección) raptan a las LOL y a las Reborn y a los Lego que tienes armados en casa, a todos: imagina (ya termino con el ejercicio) que el reino de hielo de Frozen se derrite por el cambio climático.

Rafael Adamuz, periodista de Canal Sur

 

¿Qué está pasando?, ¿por qué?, ¿quién es el culpable?, ¿cómo ha sucedido?, ¿cuándo?, te habrás preguntado rápidamente. Todas esas preguntas (mejor dicho, sus respuestas) son el Periodismo. Es una definición muy básica, claro, pero no está mal para empezar. Dicho de otra manera: el periodismo es la cosa que sirve para contar las cosas, desde lo más remoto (una guerra en un país africano, un incendio en el Amazonas…) a lo más cercano (el último partido del Recre, un atasco en el Puente del Odiel…). Porque todo lo que (nos) ocurre puede ser contado. Piénsalo. Todo se comunica. ¿Sabías que un bebé con apenas dos meses de vida puede mantener una “conversación” con sus padres mediante sus gestos y balbuceos? Los expertos lo llaman “intersubjetividad”, pero esto es otra historia. Un ejemplo más en el que probablemente no habías reparado: cuando TheGrefg comenta un evento en su canal de Youtube a sus más de 11 millones de suscriptores está practicando en cierta medida un tipo de periodismo al que podríamos llamar “crónica”. Porque dentro del periodismo existe una especie de reina, la noticia, pero también hay otras formas de explicar qué sucede y, dependiendo del modo en que se haga, podría llamarse así, crónica, pero también reportaje, o entrevista, o artículos de opinión como el que estás leyendo ahora mismo… Dejemos esta parte para la Universidad o para clases específicas en el cole. Hay algunas cosas más que tienes que saber del Periodismo: es un arma tremendamente poderosa, capaz de transformar la realidad. Es curioso pero es así. Lo que sirve para saber qué pasa en nuestro mundo puede utilizarse, también, para cambiarlo en el futuro.

“El mejor periodismo será siempre el que aplicarás tú mismo cuando construyas tu propia visión de la realidad que te rodea”.

Hay miles de casos pero te voy a recomendar que seas testigo de uno actual para que compruebes tú mismo su fuerza: el efecto “Greta Thunberg”. Greta es una estudiante sueca que decidió protestar porque no le gustaba cómo los políticos estaban desatendiendo el medio ambiente. Elaboró su propia pancarta y se plantó ella solita delante de su parlamento. Ese día nadie le hizo caso pero Greta insistió una vez y otra y otra. Hoy, a través de sus acciones y gracias a la difusión de estas, se han movilizado millones de niños y niñas como tú para que nuestro planeta deje de ser el vertedero en el que se está convirtiendo sin que los adultos hagan mucho -o nada- por evitarlo. Como ves, el Periodismo y sus medios (Instagram, periódicos como este, Facebook, Twitter, televisión, radio, blogs…) ejercen aquí como un gran altavoz que nos hará mejores personas. 
Y un consejo antes de acabar: nunca des por hecho algo que te cuenten o leas o veas o escuches. Nadie debería hacerlo. El Periodismo, en ocasiones, puede utilizarse para fabricar mentiras que servirán a unos cuantos para obtener beneficios y lograr sus oscuros objetivos.  Ahora lo denominan “fake news” pero esto es algo que existió siempre. Así que no te fíes. Sé que es complicado pero lo mejor para no caer en esa trampa es que te prepares: estudia (lo que te mande tu profe pero también fuera de las aulas), investiga (Google es una gran herramienta pero no la verdad absoluta) y, sobre todo, cultiva el lenguaje para que pongas tus propias palabras a tus pensamientos y no lo hagan otros por ti. El mejor periodismo será siempre el que aplicarás tú mismo cuando construyas tu propia visión de la realidad que te rodea.

 

Pabilo Editorial